Experimentos para niños con los que aprenderán y se divertirán

Publicado por Isaac Valderrabano en

Experimentos para niños con los que aprenderán y se divertirán
5 (100%) 1 vote

Los experimentos para niños no solo son una actividad muy socorrida por los maestros, también nos pueden ayudar en una tarde aburrida donde no sabemos que hacer con nuestros hijos.

A lo largo de la historia los experimentos han traído luz al conocimiento y al desarrollo científico. Es la teoría puesta en práctica para generar más teoría.

Pues bien, en casa también podemos darle este sentido práctico al conocimiento que queremos transmitir a nuestros hijos, al hacer experimentos para niños.

Así que además de lecturas y explicaciones, enseñemos de manera práctica y abramos paso a su increíble capacidad de asombro, a la vez que dejamos que ellos saquen sus propias conclusiones.

1. ¿Cómo se forma la niebla?

Experimentos para niños. Como se hace la niebla

Vía guíainfantil.com

Este es un experimento realmente sencillo y económico de realizar, ya que sólo se necesita un recipiente con agua caliente, un colador y hielo.

Con este experimento podemos enseñar a los niños acerca de la condensación, que es la transformación del vapor de vuelta al estado líquido.

El agua caliente sube por el vaso y al llegar al hielo se enfría y se transforma en niebla, la cual no es más que pequeñas partículas de agua suspendidas en el aire.

2. Arcoiris en un vaso de agua

Experimentos para niños

Vía Little Bins for Little Hands

Este fantástico y colorido experimento para niños les encantará a pequeños y grandes. Con él, vamos a explicarle a nuestros hijos qué es la densidad del agua, la cual, en términos muy sencillos, es algo así como el peso del agua, o mejor dicho, la cantidad de partículas que hay en cm3 (centímetro cúbico) de agua.

Los materiales que vas a necesitar son muy fáciles de conseguir:

  • Vasos de vidrio (la cantidad depende de cuantos colorantes tengas en casa)
  • Agua caliente
  • Colorante alimenticio
  • Azúcar
  • Una cucharita (teaspoon)

El experimento de la foto utilizó 6 colores, pero si tienes menos, no te preocupes, aún con sólo dos colores podemos ver la densidad del agua, aunque claro, con más colores formamos un arcoiris y eso será mas llamativo e interesante para los pequeños.

Cómo hacerlo:

  • Coloca el agua caliente en los vasos, la misma cantidad en cada uno, calculando que quepan los seis colores en un sólo vaso.
  • Agrega el azúcar. Uno de los vasos no llevará azúcar, si quieres que salga como el de la foto, será el vaso rojo. Este será el vaso con menor densidad. Posteriormente agrega dos cucharaditas al siguiente vaso, siguiendo el patrón de la foto será el naranja, 4 cucharaditas al amarillo ,6 al verde, 8 al azul, 10 al púrpura. Este último, será el vaso con la mayor densidad en el agua.
  • Revuelve bien.
  • Toma el vaso con el agua púrpura y lentamente agrégale el de 8 cucharadas de azúcar, en este caso el azul. Puedes ayudarte con la cucharita para agregar lentamente el agua.
  • Repite la acción con los vasos restantes, en el orden de mayor a menor densidad, dejando el menos denso (el que no tiene azucar) al final.

Lo que obtenemos es un vaso con agua de muchos colores en su interior que no se mezclan entre ellos debido a que tienen diferentes densidades. ¡Genial! ¿No?

3. Arroz bailarín

Este es uno de mis experimentos para niños favoritos. El arroz que sube y baja una y otra vez.

Los materiales son ingredientes que fácilmente encuentras en tu cocina:

  • Vinagre blanco
  • Bicarbonato de sodio
  • Arroz (Obvio, el experimento se llama “El arroz bailarín” Ja, ja) 1/4 de taza.
  • Un recipiente de preferencia de vidrio para poder apreciar mejor el efecto.
  • Agua
  • Colorante alimenticio. Es opcional, simplemente para darle mayor vista a nuestro experimento.

Cómo hacerlo

  • Llena el recipiente 3/4 partes.
  • Agrega el colorante.
  • Agrega una cucharada de bicarbonato de sodio.
  • Agrega el arroz.
  • Agrega de una a dos cucharadas de vinagre.
  • ¡Voilà! el arroz bailarín.

Es posible que al principio no salga el efecto deseado (como en nuestro caso). Si es así, prueba variando la cantidad de vinagre, o colocando el arroz al último. Recuerda que los experimentos se tratan precisamente de prueba y error.

4. ¡Huevos de dinosaurio congelados!

Este no necesita mayor explicación. Metes un pequeño dinosaurio a un globo, lo llenas con agua hasta que quede del tamaño de un huevo, lo congelas y ¡a divertirse! Puedes abordar varios temas aquí.

Para el proceso de descongelación puedes probar distintos métodos y observar qué pasa en cada uno de ellos.

5. La refracción del agua

¿No es increíble la cantidad de experimentos que se pueden realizar partiendo de un simple vaso con agua?

Aquí abordaremos el efecto de la refracción, la cual es el cambio de dirección que sufre la luz al pasar de un medio a otro con diferente densidad. En este caso, pasar del aire al agua.

Los materiales son extremadamente sencillos:

  • Un vaso
  • Agua
  • Una hoja con un dibujo, para apreciar la refracción. Puede ser cualquier dibujo pero será más notorio si es una flecha, ya que apuntará a un lado cuando el vaso esté vacío y lo hará al lado contrario al llenarse de agua.

Cómo hacerlo

  • Coloca el vaso frente a la hoja con el dibujo. Asegúrate de que éste puede verse claramente a través del vaso, por lo que debes ajustar la distancia del vaso a la hoja.
  • Lentamente agrega el agua y observa que pasa. ¡El dibujo cambió de dirección!

 

Facebook Comments


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: